relatos
La belleza, cuanto menos vestida, mejor vestida esta
FLETCHER

me recibes, cambio!

llévate esta pagina!

QR-Code dieser Seite

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Oackley, cuna de magos

Oackley, el conjunto de poblados de casas blancas, rodeadas de sol y agua, luce radiante.

La cadena montañosa que rodea al reino refleja la luz del sol. Sus luminosas montañas están compuestas de una extraña roca amarilla brillante y mágica, la poderosa roca Nhâr.

A medida que las gentes se alejan de las montañas y se adentran en la espesura de los árboles, lejos de la influencia de la roca Nhâr, los lugareños comienzan a albergar sentimientos más húmedos y sombríos, como los del bosque.

Terminada la espesura el territorio se divide con una cadena montañosa como frontera natural entre Oackley y Worthley, el reino oscuro.

El mago blanco

Maeglin se ha convertido en el conjurador de la caballería de Oackley en la que su padre ocupa un lugar destacado, aunque son muchos los que empiezan a dudar públicamente de su capacidad para utilizar su don.

Mientras, Gaak ha sido elegido Mago Amarillo, la máxima condecoración para un mago en Oackley.

Sus historias se unirán en esta tira de historias...

Los rompepiedras

La vida continúa.

Pet permanece en la soledad de los bosques del reino blanco haciendo extrañas amistades. Por su parte, Maeglin es reclamado por su padre, nuevo monarca del reino, para que se convierta en un conjurador de la corte.

El torneo está cercano y Maeglin y Pet serán los únicos representantes mágicos del reino blanco, aún cuando son solo unos rompepiedras...

El mago de la luz

Pet, harto de todo, está lleno de dudas.

Sin embargo algo sí tiene claro, se ha dado cuenta que le faltan conocimientos para ser un mago.

Los acontecimientos, salpicados por breves episodios en los que se presentan los demonios, se multiplican...

En busca de Noa

Ha pasado un año desde que Lord Valtidore fuese ajusticiado y Pet se convirtiese ennuevo amo y señor del castillo. Los orcos están cada vez más hambrientos y los viajeros cada vez andan con más cuidado cuando merodean por los bosques y las montañas del Norte de Oackley.

El joven de pelo brillante ha hecho buenas migas con el orco que ajustició a Valtidore, y ahora es su mano derecha. Lo ha bautizado como Oudrey pues su sencilla personalidad le recuerda a un pequeño ser con el que trató cuando era un muchacho.

Los vigilantes de la montaña

Pet se ha visto obligado a huir de la fortaleza faro en Oackley debido a la intromisión de un impertinente demonio.

Sus rápidos planes para destruir Oackley se han visto frenados y tendrán que esperar.

El mayor deseo del conjurador es hacerse con un hueco en el reino oscuro desde el que poder asaltar su odiado reino blanco.

La ciudad del reino oscuro es un buen lugar para intentar llegar a la corte negra...

Los poblados malditos

Cinco eran, originalmente, los poblados malditos.

Pet tendrá que recorrerlos cumpliendo una promesa que le hizo a un mago en apuros.

En su aventura se medirá con fuerzas realmente destructivas...

La guerra

Las resplandecientes montañas de roca siguen luminosas, sin embargo su brillo se ha vuelto más tenue, de tonos más azules y oscuros.

Pocas gente se han dado cuenta de éste detalle.

La guerra, sin que nadie lo remedie, está cercana...

Muere como un heroe

Los actos de Pet están cada día más encaminados hacia la maldad.

El recuerdo de la muerte de su padre a manos de la milicia de Oackley y todo el rencór que guardia hacia Maeglin y su padre, el rey William han crecido exponencialmente.

Los acontecimientos se precipitarán en un lugar muy muy lejano dónde hará cierta la promesa que la hizo a Maeglin. Sólo habrá un reino...

La batalla final

Los centros de poder de los dos reinos hace tiempo que están desiertos.

Pirés enloqueció tras el ataque del demonio Blaad y comenzó a ejercer su regencia con una locura nunca antes conocida.

En ambos reinos son abundantes los ataques de animales salvajes a magos o brujas desprevenidas.

Éste lugar oscuro, desprotegido de autoridad alguna, lleno de oscuras brumas y nieblas, y con abundantes criaturas al acecho de su presa ha sido bautizado como la Nueva Nhâr por los pequeños Ra'al...